Dr. Carlos Carrer

Los orígenes del Agua Alcalina Hunza

La historia del Agua Alcalina parte desde una simple curiosidad: ¿cómo se explica que la población de los Hunzas, que vivía en el anónimo valle abajo de la cordillera del Himalaya, era tan longeva y gozaba de tan buena salud?

El Dr. Coanda había visitado con anterioridad cinco regiones parecidas al pueblo de los Hunzas. Mientras la mayoría de esas poblaciones atribuía su estado de salud únicamente a la alimentación, el Dr. Coanda descubre que la buena salud de esas poblaciones era consecuencia del agua que bebían, agua con propiedades anómalas que no se encuentra en otras partes del mundo, y añadió “algunos creen que somos lo que comemos, en realidad somos lo que bebemos”.

En las escuelas, por lo general, nos enseñan unas propiedades específicas del agua, es decir, que el agua se congela a 0ºC y hierve a 100ºC si se halla a nivel del mar, tiene una viscosidad específica, una tensión superficial, un índice de refracción, y otras propiedades.

No siempre en las escuelas nos enseñan que el agua no tiene las mismas características en cualquier parte del mundo y que sus propiedades son distintas en función del lugar geográfico de la región. Estas variaciones constituyen precisamente las propiedades anómalas. Por ejemplo, en la región de los Hunzas el agua congela a una temperatura distinta del punto de congelación del agua ordinaria.

El agua de los Hunzas tiene otra viscosidad, otra tensión superficial, otro índice de refracción. El resultado, pues, es que el agua de los Hunzas es un agua única en el mundo. El Dr. Coanda afirmaba que precisamente en virtud de tales características los Hunzas eran longevos y gozaban de óptima salud.

Fue así que al inicio del siglo pasado el Dr. Coanda, premio Nobel y padre de la dinámica de los líquidos, dedicó seis años a investigar el agua de los Hunzas para determinar cúales, exactamente, eran  los beneficios de la misma en el cuerpo humano y por qué.

A continuación el Dr. Patrick Flanagan siguió investigando, constatando que el agua de los Hunzas posee un elevado PH alcalino y una extraordinaria cantidad de hidrógeno activo (hidrógeno con un electrón demás), con un fuerte poder antioxidante y un elevado contenido de minerales coloidales.

 

El Nacimiento del Agua Alcalina.

A partir de 1950 las investigaciones fueron retomadas específicamente en Japón en manos de investigadores japoneses que estudiaron los sistemas de Faraday y de los trabajos de los Científicos Militares Rusos  sobre la electrolisis con el fin de obtener el agua de los Hunzas con idénticas características.

Todavía en 1950, ulteriores investigaciones han sido realizadas en varias universidades japonesas, relacionadas con la agricultura y con el cuerpo humano en lo sucesivo. Como consecuencia de los resultados obtenidos de esas investigaciones, el agua así obtenida viene siendo utilizada en calidad médico-terapéutico en los hospitales japoneses, desde 1965 previamente autorizada por el Ministerio de Salud y Bienestar de ese país.

Hoy en día el consumo de Agua Alcalina se ha expandido por los principales  países  del mundo de manera exponencial como una estrategia de terapia  antienvejecimiento completamente natural.