Dr. Carlos Carrer

Estética intima femenina

La mujer de hoy es proactiva, libre, dueña de su cuerpo y toma decisiones atrevidas para sentirse atractiva en su totalidad. Si se cuidan todos los detalles del cuerpo, ¿por qué no los de las zonas más íntimas?

La cirugía estética vaginal, conocida también como cirugía íntima es un tipo de cirugía creada para solucionar las necesidades psico-físicas de muchas mujeres con trastornos de origen muy íntimo. Hasta hace poco, las mujeres debían aceptar los efectos de la naturaleza y el paso del tiempo en su cuerpo... efectos que se notan mucho más en su zona íntima.

La cirugía estética vaginal ofrece la posibilidad de modificar de forma segura aquello que no gusta o incomoda a la mujer de hoy, con la garantía de una recuperación rápida e indolora (mediante las  técnicas operatorias de cirugía ginecológica  como la vaginoplastia, la himenoplastia o la labioplastia).

El origen de trastornos como una vagina ancha o estrecha puede ser genético o adquirido, y pueden ser solucionados gracias a las intervenciones de cirugía estética vaginal.

Algunos defectos congénitos, accidentes, el envejecimiento y múltiples partos, producen cambios y estiramientos en la zona vaginal que si bien no significan un problema en sí mismos, pueden tener efectos colaterales.

En ocasiones puede haber molestias físicas o dolores, como en algunos casos de hipertrofia labial, pero no debemos restarle importancia al impacto psicológico: baja autoestima, inseguridad a la hora de tener relaciones íntimas, etc.

Gracias a la cirugía estética vaginal y a la cirugía de rejuvenecimiento vaginal, es posible devolver el tamaño y la simetría ideales, para gozar de una vida sexual sana y placentera.

La Cirugía  Estética Vaginal trata fundamentalmente las siguientes patologías:

Hipertrofia de labios menores

Crecimiento exagerado de los labios menores que empieza a notarse a partir de la pubertad, y que prosigue a lo largo de la vida de la mujer hasta el inicio de la menopausia. Proporciona un aspecto muy anti-estético de la zona vulvar, con connotaciones psicológicas muy serias, dificultando en la mayoría de los casos las relaciones sexuales y una micción correcta (deficiente salida del chorro de orina).

Puede ser causa de efectos secundarios tales como la vulvitis, que consiste en la irritación vulvar a causa de la humedad restante de la zona después de la micción, o por el roce provocado por la ropa exterior o interior ajustada o por el uso de mini-compresas.

En los casos en los que se comprueba la existencia de dicha hipertrofia, la mujer puede corregir la anomalía mediante la práctica de una Labioplastia Reductora.

Reconstrucción perineal

Como consecuencia de partos difíciles o traumatismos de otro tipo, la zona perineal (situada entre el ano y el inicio de la vulva) puede haber quedado dislacerada, exageradamente agrandada o estrecha, o con una  disminución de la sensiblidad.

Cuando la cicatrización de la herida de la episiotomía no ha sido correcta por diversos factores (infección-inflamación, cicatrización por 2ª intención en desgarros vaginales ) algunas mujeres sufren en silencio unas molestias que pueden durar toda una vida. La incontinencia de heces o de orina, la aparición de un bulto en la parte inferior de la vagina (rectocele) que impide una correcta evacuación de las heces o la práctica normal de las relaciones sexuales,Todas ellas son anomalias subsanables por las diferentes técnicas de Cirugía Estética Vaginal.

Reconstrucción de himen

En algunas culturas, la rotura himeneal previa al matrimonio, puede causar serios problemas socio-familiares a las mujeres que han tenido relaciones sexuales previas al mismo con otras parejas.

La labor del médico no es juzgar la problemática de una paciente, sino solucionar aquello que le provoca dolor espiritual y psicológico.

Vagina exageradamente amplia o estrecha

Son muchas las mujeres que por diversas razones, a lo largo de su vida, y alcanzada la madurez sexual, se encuentran ante la imposibilidad de mantener una relación sexual completa. Alcanzar el orgasmo es muy difícil, porque su vagina se ha estrechado, presentando una rigidez importante o, por el contrario, la amplitud de las paredes vaginales hacen que la sensibilidad de la mujer y de su pareja sea prácticamente inexistente.

La Vaginoplastia, tanto anterior como posterior,  es la solución del problema de forma prácticamente definitiva.

Intervención conjunta: vaginoplastia + corrección de la incontinencia de orina de esfuerzo (IOE)

Una de las últimas tendencias en Estética Intima es la combinación de dos operaciones Uroginecológicas con el objetivo de obtener  la solución quirúrgica de dos problemas muy habituales en una única intervención.

Efectivamente en algunos casos nos encontramos con mujeres que por una u otra razón (partos difíciles, grandes esfuerzos continuados a lo largo de los años…etc.), presentan una gran dehiscencia vaginal tributaria de vaginoplastia y al mismo tiempo sufren una incontinencia crónica de orina  de esfuerzo (IOE) que las atormenta.

Esta intervención conjunta vaginoplastia + colocación de una  malla anti-incontinencia de orina  realizada  desde hace años, al ser practicada simplemente bajo anestesia local permite a la paciente reemprender con rapidez su vida habitual. La paciente nota un efecto muy marcado de bienestar al poder tener relaciones después de la vaginoplastia, sin la posibilidad de escapes de orina durante el coito, y de forma general en su vida cotidiana.