Dr. Carlos Carrer

Rellenos faciales con Acido Hialurónico (Face Up Bio-fillers)

 

Este tratamiento ha sido especialmente ideado para corregir surcos o arrugas profundas y recuperar volumen en zonas que se han visto alteradas con el paso del tiempo como pómulos, mentón, o surco nasogeniano.

La piel constituye nuestra primera línea de contacto con el exterior. Concretamente la piel facial es más susceptible de sufrir los efectos del tiempo, lo que provoca la pérdida de elasticidad, tono, tersura y firmeza de las estructuras en general conforme avanzan los años. Este deterioro se traduce en la aparición de líneas de expresión que, con el uso y desgaste, darán lugar a las arrugas que surgen en distintas zonas como las periorbitarias, las peribucales, en el entrecejo, en las comisuras labiales o en el "rictus" o surco nasogeniano. La edad pone también de manifiesto otros problemas que afectan a la armonía estética de la cara como la pérdida de volumen, propia del envejecimiento, en labios, pómulos, etc.

El material de relleno utilizado es el ácido Hialurónico, que es una sustancia reabsorbible, viscosa, compuesta por glucosaminoglicanos y ácidos. Está presente de forma natural en nuestro organism, más precisamente en las articulaciones, cartílagos y en la piel, con lo cual no existen problemas de alergia

El paso de los años determina que el ácido Hialurónico vaya disminuyendo en nuestro organismo, con lo cual la piel y tejidos van perdiendo firmeza y elasticidad con la consecuente formación de arrugas

Su principal propiedad, es la de retener grandes cantidades de agua y amoldarse y extenderse bajo la piel, por lo que resulta un perfecto hidratante y además funciona como un regenerador de colágeno, con lo cual se logra una piel más firme

El ácido Hialurónico se inyecta en la piel donde están las arrugas o sectores a rellenar. Unos minutos antes se aplica una crema anestésica para evitar cualquier molestia. El procedimiento es sencillo, mínimamente agresivo y generalmente se realiza en una sola sesión. El efecto puede observarse instantáneamente en el momento de la aplicación y tiene una duración cercana a los 9 meses.